Ni Joaquín Guiller se salvó de la delincuencia