Los inicios de Jhon Alex Castaño: No hay que perder la humildad