Darío Gómez esperó 10 años una oportunidad: El que persevera, alcanza