Luis Alfonso dejó ver su lado más humano con un gran acto de empatía