Jessi Uribe, de bohemia con los grandes