‘No es pecado’, una insignia para disfrutar en vez de llorar por un amor