Darío Gómez, el rey del despecho, lanzó su propia serie